Mónica, Carlos y familia se quedan

storp

Verónica, Carlos y su familia han estado viviendo en un coche hasta que conocieron al propietario del inmueble que les cedió su vivienda. Vivienda que abandono al no poder hacer frente a la hipoteca contraída con el Banco Santander.

En esta vivienda actualmente viven Verónica, Carlos y sus dos hijas de 10 y 18 años respectivamente. Además la hija mayor tiene un niño de de 2 años y volverá a ser mamá.

Carlos cobra actualmente el REMI y la familia estará dispuesta a negociar alquiler social con el Banco Santander, lleva tres años en paro y uno sin recibir prestación por desempleo. Este es el único ingreso de esta familia de 5 miembros por tanto la ocupación es la única solución habitacional para ella.

Convocamos a todas las ciudadanas a venir a Vallekas mañana miércoles 12, para ayudar a esta familia, y paralizar el desahucio para que no tengan que volver a dormir en un coche. El stop desahucios es en esta dirección:

 

 

 

  • Hora: 7.30.
  • Calle Río San Pedro, 13.
  • Metro: Buenos Aires.
  • Mapa: http://bit.ly/1enNeAb
  • HT: #CarlosSeQuedaVK

¡Paralizado el desahucio de Lucy!

¡Se ha conseguido paralizar el desahucio de nuestra compañera Lucy!

Tras amenazar a Bankia con una denuncia porque en el contrato hipotecario aparecían sus hijos menores de 20 años, Bankia aceptó ofrecerle un alquiler social si bien no en su vivienda. Lucy ha estado visitando casas que pueden considerarse infraviviendas: sin váter, si luz, sin suelos acabados, enanas, en pisos elevados sin ascensor, etc.

Ahora que el desahucio está parado dispondrá de más tiempo para visitar esos pisos y presionar a Bankia para conseguir un alquiler social en una vivienda digna.

 

 

¡Enhorabuena, Lucy!
¡Enhorabuena, PAHs!
¡Enhorabuena, 99%!
¡¡¡Sí se puede!!!

Vamos a impedir el desahucio de nuestra compañera Lucy

Lucy es una compañera de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Puente de Vallecas. Como en tantos otros casos, su familia se hipotecó con Bankia para acceder a una modesta vivienda, y como en tantos otros casos, a pesar de que cuando ya no pudo pagar las letras debía 96.000, ahora la exigen 136.000 debido a las cláusulas abusivas declaradas ilegales por la Justicia europea.

Además, Bankia puso la hipoteca a nombre de Lucy y de su marido pero también de sus hijos de 18 y 19 años en el momento de la firma, que además tenían las tarjetas de residencia caducadas. Lucy solo se dio cuenta cuando vio que en su cartilla también figuraban los nombres de sus hijos. Bankia así conseguía que la deuda no solo recayera en los adultos sino también en dos jóvenes con toda una vida para pagar.

Hemos intentado negociar con Bankia la paralización del desahucio, la condonación de esta deuda ilegítima y un alquiler social para que no se queden en la calle. Bankia se ha negado a dialogar durante meses hasta que fuimos un grupo a la oficina y Lucy amenazó con denunciarles por haber cargado a sus hijos con la hipoteca. Le han prometido un alquiler social pero las casas que les ofrecen no tienen las condiciones mínimas de habitabilidad.

Por eso, seguiremos reclamando a Bankia la paralización del desahucio y un alquiler social para Lucy y su familia. Y si no quieren dialogar, estaremos todas el día 27 de noviembre en la puerta de su casa para defender el derecho a la vivienda y juicio a la banca.

Si Bankia es de todos, sus casas también!

¡Sí se puede!