La parroquia de San Ramón Nonato también desahucia

Exigimos #SoluciónParaNancy, una compañera y vecina del barrio, lleva 4 años residiendo en su domicilio en el calle Juan Navarro. Convocamos una concentración el día de su desahucio, el próximo 9 de enero, a las 11:00.

La situación de nuestra compañera es muy complicada y delicada. Al ser madre soltera –con una niña de 6 años a su cargo y sin el apoyo del padre que no le pasa la pensión de alimentos– lleva solo un mes trabajando con un contrato de 3 meses.

Nancy consiguió su actual vivienda por intermediación de la parroquia de San Ramón Nonato. Pagó hasta que pudo hacer frente, aproximadamente durante dos años. Desde que dejó de disponer de los ingresos de la renta mínima, ya no podía pagar – pero una vez se le concedió de nuevo la renta mínima de 530€, volvió a pagar 370€ euros de alquiler. Con estas cifras era imposible comer y cubrir sus gastos de manera consistente. Cuando vio que podía pagarlo cada mes, quiso ponerse al día de los impagos aportando cada mes una cantidad de 70 euros; de los meses que debía pagó casi la totalidad de la cuantía que debía: faltaba solo por pagar el alquiler parcial de 3 meses –900€ en total– pero a día de hoy le reclaman una deuda de 2.400€ que ella no reconoce como suya. Nancy puede comprobar que no debe esta cantidad.

Nancy se niega a dejar de luchar y quedarse en la calle con su hija. Está dispuesta a denunciar su caso en los medios de comunicación. Nos indignamos junto a ella por que en estas fechas tan señaladas le quiera desahuciar una parroquia, aún sabiendo las circunstancias en las que vive la familia.

El edificio entero en el que vive parece estar gestionado por la mismísima parroquia de San Ramón Nonato. Sus ocupantes se encuentran en exclusión social, algunos pueden pagar y otros no, pero ya hemos evidenciado tres desahucios en el edificio y dos todavía están a la espera de ejecutarse mientras nos esforzamos para promover organización en el vecindario. Nadie sabe quién es el propietario de este edificio: está registrado a nombre de una tal María Teresa Frutos, también hablan de la monja Sara y de un cura que siempre acompañan a la Comisión Judicial a la hora de producirse los desahucios. Los vecinos creen que la actual propiedad quiere vender el edificio a un fondo de inversión. Ahora mismo lo gestiona la inmobiliaria RED FINCA. Pero Parroquia de San Ramón Nonato sigue llevando la intermediación con la propiedad y con nuestra compañera. 

Quieren desahuciar todo el edificio. La mayoría de los desahucios que han ocurrido en este edificio se han producido sin información ya que las personas que vivían allí no sabían ni que tenían una orden de desahucio. Nancy se enteró de que tenía orden de desahucio tan solo acudiendo al juzgado. El resto de los vecinos no entienden lo que ocurre, tienen miedo, no tienen dónde ir; son personas mayores, familias con problemas, madres solteras. Es una pena que en un edificio gestionado por la Parroquia de San Ramón Nonato –una organización humanitaria– permita este drama. Por oponerse a su desahucio Nancy ha llegado a sufrir amenazas de parte de esta parroquia: cuenta que le quitaron de la lista de alimentos, y la monja Sara le dijo que hasta que no pagara su deuda no iba recibir ayuda de ninguna iglesia ni de Cáritas.

Nancy no tiene forma de encontrar vivienda en el saturado mercado de alquiler por no disponer de ingresos y la estabilidad laboral para firmar el contrato, uno de esos en los que se exigen cada vez más comprobantes: nóminas, fianzas, avales… A Nancy no se le ha ofrecido ninguna solución digna por parte de las instituciones públicas: el Ayuntamiento y los Servicios Sociales se han puesto en contacto con ella solo para intentar maquillar este desahucio dándole una falsa alternativa en un piso compartido de madres solteras para 6 meses, dentro de un programa gestionado por la inmobiliaria Provivienda. Nuestra experiencia nos advierte que si Nancy aceptase este acuerdo, a los 6 meses no tendría ni siquiera la vivienda en precario por la que lucha en la actualidad.

Estamos hartos de que expulsen a nuestras familias, a nuestros hijos, el futuro de todos y todas. Desde la PAH pedimos vuestro apoyo para poder aplazar el desahucio de Nancy, mientras las instituciones como el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid dan una #SoluciónParaNancy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *